Alteraciones del sueño en las personas mayores

Domingo, 03 Febrero 2019
Publicado en Blog
Destacado
Alteraciones del sueño en las personas mayores

Con la edad los patrones de sueño cambian y es habitual que aparezcan trastornos como el insomnio y otros menos habituales como las apneas de sueño, o el conocido como el síndrome de las piernas inquietas.

Las personas mayores tienen más problemas para conciliar el sueño y se despiertan con más frecuencia por la noche. Detrás de esto, además de los cambios en los ciclos de sueño (a más edad menos periodos de sueño profundo), figuran, entre otras razones, la necesidad de levantarse a orinar, ansiedad, incomodidad y dolores ocasionados por enfermedades crónicas como artrosis, artritis, etc.

Con la edad los ritmos circadianos se transforman. El sueño es más ligero, dado que las fases de sueño profundo se acortan. Una persona de edad avanzada suele despertarse una media de cuatro veces en el transcurso de la noche. Cada vez que lo hacen inician el ciclo del sueño.

Las personas mayores habitualmente tienen somnolencia al atardecer-anochecer, por lo que suelen acostarse pronto y se despiertan temprano, presentando dificultad para volver a dormirse de nuevo

El insomnio es el trastorno más frecuente. en las personas mayores. Según los datos de Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, el 32% de las personas mayores de 65 años lo padece (frente a una media de entre el 8 y 10% en la población adulta).

El tiempo total de sueño también suele disminuir con el paso de los años (acortándose a entre 6 y 7 horas de media).

Determinados medicamentos dificultan el descanso porque alteran la secreción de melatonina (hormona que interviene en la regulación del sueño), o provocan un aumento de las ganas de orinar o generan un mayor estado de alerta.

Algunas pautas para conciliar el sueño

  • Evitar los estimulantes como la cafeína y el tabaco.
  • Eliminar las fuentes de ruido y de luz que dificulten el sueño.
  • Mantener la habitación en una temperatura adecuada (en torno a los 20º).
  • Evitar la siesta. Las siestas permiten tener un mejor rendimiento durante el día pero si son demasiado largas pueden provocar que cueste conciliar el sueño durante la noche. En caso de que se necesite realizar un descanso ligero a media tarde se recomienda que la siesta no dure más de 20-30 minutos.
  • Respetar el mismo horario a la hora de irse a la cama, tras un momento de relajación y evitando programas de televisión violentos o agresivos.
  • Utilizar ropa cómoda (pijama o camisón).
  • Asegurarse de que se cuenta con un buen colchón y con una almohada adecuada que se adapte a la zona cervical.
  • Hacer ejercicio de forma moderada durante las tardes. El sedentarismo afecta negativamente al descanso.
  • Cenar ligero. La sensación de pesadez dificulta el descanso. Se recomienda no tomar alimentos picantes, con grasa o difíciles de digerir a partir de las ocho de la tarde.
  • Consultar al farmacéutico/a si alguna de las medicinas que toma pueden alterar el sueño.

Este sitio usa cookie con el fin de recopilar datos estadísticos y de mejorar la navegación, si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Saber más

Acepto